Navegacion









¿A quién seguiré?

En este tiempo que estamos viviendo como iglesia de Cristo, debemos estar mas que seguros de a quien servimos y a quien seguimos, fue por eso que el apóstol Pablo le escribió a los hermanos en Filipos en la Epístola a los Filipenses 3:14: “Prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús…”.

Desde mi niñez en mi pueblo de Loiza en Puerto Rico como todo niño, puse mis ojos en alguien a quien deseaba en el futuro imitar, alguien al cual pudiera seguir sus pasos, pero hoy comprendo que escogí seguir a una persona la cual me podía fallar.

Hay que ser concientes ¿de quien estamos siguiendo? Para luego no caer en un estado de desilusión como me paso a mí hace unos 12 años atrás.

El 7 de noviembre de 1991 la súper estrella de los Lakers de Los Angeles Earvin “Magic” Johnson dejó el mundo del baloncesto sin su talento al confesar que era portador del virus VIH causante del SIDA. Ahora comenzaba la lucha contra el más potente adversario (SIDA) que jamás había enfrentado.

Atrás quedaban tres nominaciones como mejor jugador de la NBA, cinco anillos de campeón, una mellada de oro olímpica y la herencia de Wilt Charberlain y Kareem Abdul Jabbar, dos de las leyendas vivas de este deporte por el simple error de ser en un tiempo uno de los solteros mas codiciados en los Estados Unidos.

Dejando atrás a “Magic Johnson”, el pasado mes de junio a la súper estrella de los Cachorros de Chicago Sammy Sosa escandaliza al mundo al encontrase corcho en el interior del bate que utilizaba, mostrando una vez mas que los héroes humanos tienden a fallarnos de diferentes maneras.

En esta semana la estrella de Los Angeles Lakers, Kobe Bryant, se convirtió en el gran centro de atención de todo el país y del mundo entero, pero no fue porque hubiese logrado alguna de las hazañas que suele conseguir en el campo de juego sino porque fue acusado formalmente de agresión sexual.

"Es algo increíble, no puedo creer que me encuentre en esta situación, pero cometí adulterio y le pido perdón a mi esposa a la que amo con todo mi corazón porque es mi costilla", declaró Bryant antes de que comenzasen a caer algunas lágrimas por su cara”. Bryant podría ser condenado de 4 a 20 años de cárcel o 20 años de libertad condicional si es encontrado culpable y pagar una multa de 750.000 dólares.

El apóstol Pablo dijo en 1 Corintios 11:1 “Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo…”, para nuestros hijos los buenos ejemplos de muchos deportistas los ayudan a mantenerse desligados de todo acto delictivo, pero muchas veces nosotros como padres los impulsamos a seguir e imitar los pasos de alguna súper estrella que no es Cristo y sus errores luego los desaniman a nuestros hijos a tales extremos que su estado anímico se refleja con sus actitudes en la iglesia.

Era tanta mi admiración por “Magic” Johnson que inclusive a mi segundo hijo le puse su nombre “Earvin”, pero por muchos años camine desilusionado con la persona a quien escogí seguir e imitar por un error que cometió fuera de la cancha, esa desilusión se desapareció al aplicarme lo dicho por Pablo y al recordar que; “Dios no es hombre, para que mienta, Ni hijo de hombre para que se arrepienta…” (Números 23:19) y por tanto a él seguiré.

Por: Hno. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.