Navegacion









¡Deja Que Dios Lo Haga!

“Si Jehová no edificare la casa, en vano trabajan los que la edifican; Si Jehová no guardare la ciudad, en vano vela la guardia…” (Salmo 127:1)

La vida esta plagada de luchas y batallas, nuestro caminar cristiano lleno de espinos antes de llegar a la rosa (el cielo), pero en una cosa debemos de confiar y es en lo dicho por Jesús; “…En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo…” (Juan 16:33).

En esta semana deseo compartir contigo un pensamiento dedicado a usted que en estos dias ha sido empujado, atacado o tentado a tomar una decisión o llevar acabo un acto bajo impulsos humanos. Ciertamente hay momentos en los cuales quisieramos decir o hacer todo lo que viene a nuestra mente, pero vuestro espiritu exclama: “¡Deja Que Dios Lo Haga!”.

Solo aquello que proviene de Dios tiene su bendición y es verdaderamente valioso en la vida. Por el contrario, si Dios no está en la vida, las actividades, las metas y la familia de las personas, entonces todo es vano y terminará en frustración y desengaño.

En la biblia encontramos una gran cantidad de versiculo, los cuales nos instruyen a permitir a Dios hacer por nosotros, por ejemplo; “Estad quietos, y conoced que yo soy Dios…” (Salmo 46:10). Para otros versiculos vea; Romanos 12:19, Exodo 14:14 entre otros.

Dios siempre ha querido glorificarse atravez del hombre, pero muchas veces nuestra humanidad entorpece o retraza el plan de Dios en nuestras vidas.

¿Cuánto tiempo hace que estas esperando ver a Dios glorificarse en tu problema?, ¿Qué estas haciendo para verlo obrar?, o sea aunque sea difícil y duro Dios nos deja saber esta palabra para que nos inspiremos en que tarde o temprano el ha de glorificarse, recordando siempre que Jesús; siempre llega a tiempo él nunca se retrasa ni llega tarde.

Repite esta oración conmigo; “Padre en esta hora te pido que me sanes y me ayudes a dejarte a ti hacer en mi, porque se que si tu eres el que haces todo ira dirijido en tu voluntad, gracias por tu amor y comprensión en el nombre de Jesús, Amén…”

Dios te bendiga y te guarde, estamos dispuestos a orar por su problema, solo escribenos a: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.