Navegacion









No entieres la cabeza

No entieres la cabeza

Contrario a la creencia común, el avestruz no entierra la cabeza en la arena para ignorar el peligro. Un avestruz puede correr a una velocidad de más de 70 kph, patear con fuerza y picar agresivamente con el pico. Como el ave más grande y más rápida del mundo, no necesita enterrar la cabeza.

"Enterrar la cabeza en la arena" es un dicho que describe a alguien que quiere ignorar sus faltas o las de los demás. El profeta Natán no permitió que el rey David olvidara sus pecados de adulterio y asesinato (2 Samuel 12:1-14). Se necesitó un hombre valiente para confrontar a un rey acerca de sus errores. No obstante, Natán fue obediente a Dios y sabio en su acercamiento.

El apóstol Pablo apremió a la Iglesia primitiva a confrontar el pecado. Les dijo: "Hermanos, aun si alguno es sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradlo en un espíritu de mansedumbre, mirándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado" (Gálatas 6:1). Hemos de confrontar a nuestros hermanos y hermanas en Cristo acerca de su pecado con vista a restaurarlos a la comunión con Dios. También debemos reconocer que no somos inmunes a las mismas tentaciones.

Claro que no debemos ir buscando el pecado en la vida de otros creyentes. Pero tampoco debemos enterrar la cabeza en la arena cuando tenga que ser confrontado.