Navegacion









¿Que Guardas En Tu Mente?

“Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante...” (Filipenses 3:13)

Hoy nuestra sociedad, esta llena de bombas de tiempo (personas con deseos de explotar), quizas usted sea una de ellas, y es por tanto que Dios nos ha inspirado a escribir a cerca de lo que guardas en tu mente.

Los diferentes caracteres de las pruebas que pasamos, como las fisicas, las economicas, y la peor de todas las emocionales, hoy nos llevan a ser esclavos y maltratados por el recuerdo. Los especialistas dicen que 20 de cada 100 personas perpetuán el sentimiento del dolor, perdida o pánico una vez que el impacto sufrido ha pasado, y esto nos ha llevado a tener una sociedad llena de problemas depresivos, siendo la rama de la ciencia que mas va en aumento la sicologia.

El Apostol Pablo dijo; “pero una cosa hago, olvidando ciertamente lo que queda atrás...” (Fil. 3:13), hoy el hombre no olvida, sino que vive una vida a base de recuerdos y los obtaculos en su vida no son fisicos, sino mentales. Es por eso que el mismo Apostol Pablo le dice a los Romanos 12:2, “transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento...”.

En esta semana me encontre con un caso que impacto mi alma, mientras se ministraba, Dios trae el rhema, y se le da una palabra a una joven de 15 años, la cual al instante comenzo a llorar y a decir; “no amo a nadie, odio a todo el mundo, yo misma me repudio, soy una basura, me doy nauseas yo misma...” y al preguntarsele el ¿porque? dijo; “a los 5 años mi abuelo materno me violo y nadie me cree, y ahora mi papa me toca mis partes intimas y lo llevo en mi mente y no se si denuciarlo, porque pienso que no me creeran...”. Mientras ella decia estas palabras su cara expresaba temor, odio, repudio, coraje e inclusive el deseo de no seguir viviendo.

Como esta joven hay cientos de personas que han sido violadas, sodomisadas, maltratadas, abusadas, engañadas, torturadas y mas aun amenazadas para que no divulguen lo acontecido. Hoy se encuentran viviendo una vida traumatisada y que muchas veces su unico refugio es su almohada, te pregunto; ¿Si tu almohada hablara, que podra decir?.

El salmista dijo en el Salmo 32:3; “Mientras callé, se envejecieron mis huesos en mi gemir todo el día...” el salmista describia la agonia, el pesar, el sentido de culpabilidad y el tormento interno que llevaba. El recuerdo muchas veces nos lleva a perder la salud, la paz mental, la felicidad y lo mas valioso en esta vida el favor de Dios.

Hoy quizas estas pensando, que si dices lo que sientes, perderas el respeto, o tomarán ventaja sobre eso. Nuestros temores pueden desembocar en odio y en crítica, pero la mayoría de las veces, los temores descansan bajo la superficie de nuestro inexpugnable silencio. Mientras permanezcan allí, más se formentarán y se fermentarán... no sanarán, no cambiarán, no serán resueltos. Permaneceremos débiles por dentro aunque por fuera parezcamos fuertes.

David dijo: “Jehová Dios mío, a ti clamé, y me sanaste...” (Salmo 30:2), hoy es el día para sacar de tu mente y echar al olvido el recuerdo que te atormenta.

Repite esta oración; “Señor, en esta hora necesito que me sanes de lo que hasta hoy me ha robado mi felicidad, sana en esta hora este corazón dolido por el recuerdo del pasado, gracias Señor por tu amor y misericordia en el nombre de Jesús, amén y amén.