Navegacion









Mujer; Dios Te Hizo Libre

Hay momento que nos aferramos algo o alguien y nos olvidamos de que Dios tiene todo en control, en breve la experiencia de una mujer que deseaba ser libre;

“Anita (nombre sustituto para cubrir identidad) es una joven mujer la cual tenia muchos problemas con su cónyuge el cual no le servia a Dios y eso le impedía servirle a Dios en espíritu y en verdad, ella no asistía casi a la casa de Dios.

Un día se levanto en medio de la congregación y solicito que oraran por ella y por una petición que tenia, la petición de Anita era que Dios arreglara a su esposo o se lo llevara para así poderle servir con mas devoción. Al pasar los meses ella lloraba a diario por la mala vida que recibía de Alfonso (nombre sustituto para cubrir identidad) quien a los días fue hospitalizado y Anita le rogaba a Dios que le diera una oportunidad, que no se lo llevara, que era el hombre que ella amaba y el padre de sus dos hijos.

Lamentablemente Alfonso murió y ella se fue en contra de la voluntad de Dios diciendo; <>.

Anita se había olvidado de lo que le había pedido a Dios en oración y ayuno 2 años mas tarde, y estando en el supermercado había unas personas repartiendo tratados y le dieron uno a ella y le dijeron “Cristo te ama” y ella solo se burlo y siguió su camino. Al llegar a su casa comenzó a buscar algo que se le había perdido en su cartera y encontró el tratado que había recibido cuyo tema era: <> y comenzó a dar lectura y dijo ella: <>. Al mismo instante tocaron su puerta y eran tres hermanos llevando palabra de aliento a los necesitados y una de ella la miro a los ojos y le dijo: <>.

Ella comenzó a llorar y dijo: <>, lo que Anita no sabia es que la mente de su esposo estaba en otras cosas y que la muerte tocaba a sus puertas a diario. Cayendo de rodillas Anita dijo: <<Señor perdóname porque no sabia lo que te estaba pidiendo en mi desesperación, en medio de mi angustia te rechace, te pido que si todavía tengo la oportunidad de servirte y de que me perdones te serviré>>. Las personas que visitaron a Anita oraron por ella y hoy ella le sirve al Señor.

Esto es una enseñanza de las cosas que pedimos a Dios hay que saberlas pedir para luego no lamentarnos, por que si hay piedras en el camino Dios de ellas nos liberta, así que Camina y No Te Detengas, Mujer; Dios Te Hizo Libre.