Navegacion









Valor De La Familia

Con toda probabilidad muchos de nosotros crecimos sin comprender la realidad de lo que es El Valor De La Familia. El haber nacido en hogares disfuncionales, ha conducido a muchos a no apreciar lo que es la familia.

Es necesario entender que el valor de la familia va más allá de los encuentros habituales e ineludibles, los momentos de alegría y la solución a los problemas que cotidianamente se enfrentan.

El enemigo sabe que una nación no se puede levantar si sus ladrillos no son la familia. De igual manera no existirían iglesias; porque la familia es la iglesia y la iglesia es la familia. Es de ahí los grandes ataques que hoy sufren las familias.

Reflexionemos, en cuán grande valor tiene para nosotros nuestras familias y veremos que culminaríamos aceptando, que sin ellos no seriamos lo que somos hoy. Después de Dios, son la energía para levantarnos cada día a luchar por traer el sustento a nuestros hogares; son el motivo de sonreír aun ante las adversidades; son la fuente de esperanza para creer que no todo está perdido; son el pulmón que hacer respirar nuestros hogares; y uno de los principales motivos para mejorar nuestros caminos.

El valor no se basa en la posición económica, porque las familias no se compran, es algo que se otorga como el regalo más preciado que le podemos dar a cada uno de los miembros, que no importando las circunstancias siempre están ahí.

Recuerda, no existen familias perfectas, pero si aquellas que luchan y se esfuerzan por lograrlo. Por lo tanto, valoriza tu familia hoy, para que en el mañana no te tengas que lamentar, porque dejaste para mañana lo que pudiste haber hecho hoy.

Reconozco que soy un hombre bendecido por Dios, ya que después de Él, sin mi esposa Yendymar y mis cuatro hijos; Julio Jr., Earvin, Ahimelec y Esther no fuera quien soy hoy. Por eso quiero expresarles que estoy más que orgulloso y agradecido del Señor de que ustedes sean mi familia.

De todo corazón no tan solo como padre, sino también como hermano y amigo,

Evang. Julio M. Delgado